De profesión… Director de casting

Perfiles distintos, actores diferentes, papeles concretos, etcétera. Un buen director de casting busca, encuentra y analiza con los directores las aristas de cada personaje para definir la historia que se quiere contar con imágenes.

"¡Siguiente!, salga al escenario". Son muchos los actores que han escuchado esta frase y no tantos los que después han logrado el papel. El primer responsable de esta criba es el director de casting, una figura indispensable para las producciones audiovisuales y teatrales que, sin embargo, también está sufriendo los bandazos de la crisis.

Para llegar a ser un profesional en esta materia no se necesita una formación concreta. La mayoría de los que hoy trabajan como directores de casting comenzaron su andadura laboral interpretando papeles en los escenarios. Estaban en el otro lado. También hay bastantes que arrancaron de ayudantes y se empaparon del talento de los veteranos. Y es que esta profesión es relativamente joven en España y aún no se han regularizado estudios específicos por parte de ningún organismo público.

Mercè Espelleta, directora de casting de Broad & Cast, es licenciada en arte dramático. Su vida profesional comenzó sobre las tablas, pero una oportunidad en el mundo de la publicidad le abrió las puertas de la profesión que ahora cumple con orgullo. "No sólo es elegir los perfiles que más se ajustan al personaje de la obra, también ayudamos a los actores a dar lo mejor de sí mismos y les explicamos lo que se necesita". Haber estado en las dos partes facilita bastante la tarea.

Sus funciones
Un buen director de casting es una base de datos hecha persona. Se conoce a la mayoría de actores en activo y si hay algún papel que no se ajusta con ninguno de los perfiles que tiene controlados sale a buscarlo. Cuando trabajan para cine o televisión les entregan el guión para que se lo lean y se citan con el director para hablar sobre los personajes y discutir sobre sus peculiaridades. "Una vez definidos los papeles y sus características, empezamos a buscar los actores que mejor se adaptan a las necesidades de la ficción", explica Espelleta.

Los llamados videobooks son también una herramienta eficaz para esta búsqueda. Son un currículo hecho imágenes con el que los actores se presentan. Una forma de seleccionar a los que se necesitan. Normalmente, un buen director de casting conoce tan bien a los intérpretes que no precisa recurrir a estas presentaciones.

Cuando se trata de savia nueva, papeles para personajes jóvenes, los directores de casting realizan la selección y luego le enseñan la muestra al director para que les haga una prueba.

Con o sin director de casting
"Esta figura es indispensable", reivindica la directora de casting de Broad & Cast. Y no le falta razón. Con la excusa de la crisis hay muchas productoras que han decidido recortar gastos y han pasado la tijera por algunas de las funciones que ahora asumen otros cargos como el director. El problema es que "se nota mucho cuando no hay un director de casting", afirma Espelleta. El trabajo de este profesional es conocer a todos los actores, saber qué es lo que se les da mejor y en qué papeles bordan al personaje. Ese bagaje con el que cuentan estos profesionales no lo tiene cualquiera. "Lo barato algunas veces sale caro", asegura Mercè Espelleta.

Aunque ahora no estén en su mejor momento, los directores de casting están bien remunerados. Suelen ser autónomos, aunque todo depende de la producción, pues en algunas les dan de alta en la Seguridad Social. Fuente